El plan regional de estudios del monasticado de la Orden Cisterciense (PREM)

Hace 13 años, la Santa Sede aprobó la afiliación del Centro de Estudios del monasticado de la Región española de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (Trapenses) de la rama masculina que se compone de 9 monasterios.

El objetivo era facilitar la continuidad de los estudios de algunos de los miembros de la Orden una vez superado su Plan de Formación dadas las dificultades que, en algunos casos, se les presentaba a la hora de formalizar el ingreso en otras Facultades, teniendo que someterse a unos procesos de adaptación que resultaban muy gravosos para los monjes dadas las peculiaridades de la vida monástica.

El PREM (Plan Regional de Estudios del Monasticado) de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (OCSO) en España, comúnmente llamados trapenses, comenzó a funcionar en el curso 1981-82 para impartir a los monjes de dicha Orden los estudios teológicos superiores.

El PREM surgió como respuesta a la necesidad de procurar una formación teológica de calidad a los juniores, ideando un sistema de estudios que fuera compatible con nuestro tenor de vida contemplativa y cuyos profesores fueran fundamentalmente miembros de la OCSO, Doctores o Licenciados en Teología, Filosofía, Filología, Historia, etc.

Desde el año 2005 estamos afiliados a la Facultad de Teología de la Universidad de San Dámaso, lo cual ha redundado en la consolidación de la calidad y nivel académico del servicio que prestamos a nuestros monjes y monjas, que de otra forma tendrían notables dificultades para acceder a una formación de este nivel, salvan – do las exigencias propias de la vida monástica.

Actualmente, el PREM se desarrolla a lo largo de 11 semestres lectivos (5 años y medio) con las asignaturas filosóficas y teológicas propias del Ciclo Institucional de Teología, añadiendo alguna más propia de nuestro carisma, como Padres Cistercienses, Institución y Documentos primitivos cistercienses, Derecho de Religiosos y Constituciones, y dando una gran importancia a la Patrística dividida en tres asignaturas distintas a lo largo del ciclo. Dentro de cada semestre la tarea docente y discente se desarrolla en tres vertientes fundamentalmente:

  1. Clases presenciales: estas clases se desarrollan en un monasterio de la Orden al que acuden los alumnos y profesores correspondientes.
  2. Clases tutoriales: la relación profesor-alumno continúa a lo largo del semestre, una vez que el alumno vuelve a su monasterio de origen. Esta relación está hoy facilitada ampliamente por los modernos sistemas de comunicación, sobre todo internet. Así el alumno puede ir realizando el estudio y la evaluación de la asignatura correspondiente de una forma casi continua.
  3. Trabajo personal del alumno: según nuestra tradición benedictino-cisterciense, el estudio personal ocupa un lugar importante en nuestra espiritualidad, y en él se nos educa desde la entrada en el monasterio. Todos los monjes/as cistercienses dedicamos diariamente al estudio un tiempo determinado por nuestras Constituciones, que en el caso de los estudiantes es más amplio.

En el presente año lectivo están inscritos en el PREM 33 alumnos –en todos los años del Plan, pues nuestro sistema de estudios es cíclico–, monjes y monjas de la OCSO –17 monasterios en España–, monjas de a Congregación Cisterciense de San Bernardo -asociada a la OCSO- (19 monasterios) y también un pequeño grupo de la Orden Benedictina.

Habitualmente los alumnos se incorporan al ciclo de estudios en el semestre inmediata – mente posterior a la celebración de su profesión temporal, siguiendo los cursos y materias previstas hasta completar el ciclo de 11 semestres.

Fr. Roberto de la Iglesia
Abad coordinador de la formación

Fr. Carlos Mª Antunes
Secretario de formación

Texto originalmente publicado en el número 5 de la revista institucional de la UESD

Vocación a la Vida Consagrada