Una secretaría al servicio de los alumnos

Uno de los pilares de la vida universitaria de San Dámaso se encuentra en la planta baja de su sede central. Por la Secretaría de alumnos de la calle Jerte nº 10 pasan anualmente cientos de estudiantes y profesores. Personas con nombre y apellidos que son tratadas con esmero y profesionalidad por las chicas de esta secretaría.

El día a día de la Secretaría de alumnos comienza a las 8 de la mañana. Es a esa hora cuando las secretarias comienzan a atender a alumnos y profesores, responder llamadas telefónicas y escribir correos electrónicos. Los cambios de clase son los momentos en que más personas se acercan a resolver dudas sobre asignaturas, exámenes, horarios y temas de lo más variopintos.

Además de las cuestiones de los alumnos matriculados, son bastantes personas las que a lo largo de toda la jornada llaman o escriben un email desde diferentes lugares de España preguntando, por ejemplo, cómo cursar la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA), cómo matricularse en lenguas orientales, o cómo estudiar a distancia. El avance de las nuevas tecnologías ha motivado que incluso personas de América Latina contacten con nuestra Universidad para solicitar información de cómo estudiar online y obtener el grado en Ciencias Religiosas (CCRR).

En estos últimos años, además de los grados de las cuatro Facultades y del Instituto de CCRR, se está ampliando significativamente la oferta académica. Los postgrados, cursos de especialización, títulos propios… se están implementando para responder a la necesidad actual de formación en humanidades que la sociedad y la Iglesia demandan hoy.

Entre esta nueva oferta destaca la Escuela de Práctica Jurídica, instituida por nuestro Gran Canciller en colaboración entre la Facultad de Derecho Canónico de la UESD y el Tribunal Eclesiástico Metropolitano de Madrid. Para la Secretaría de alumnos, estas novedades en materias de estudio suponen un mayor volumen de trabajo que ellas afrontan con rigor, dedicación y cariño.

La mayoría de alumnos que ha pasado por la Universidad evoca con afecto sus años en las aulas de San Dámaso. Y es difícil que no recuerden afectuosamente el nombre de la secretaria que les ayudó a matricularse por primera vez o la que les dio su título universitario.

Entrevista a Pilar Cordero, de Secretaría de Alumnos

Pilar Cordero coordina la Secretaría de Alumnos desde antes de la creación de la Universidad Eclesiástica San Dámaso. A continuación se puede leer su entrevista.

¿Cómo fueron tus inicios en San Dámaso?

Comencé a trabajar en el departamento de Secretaría en el entonces Centro de Estudios San Dámaso un poco antes de la constitución de la Facultad de Teología San Dámaso como facultad propia en 1996. Fueron unos años de intenso trabajo no solo para la Secretaría sino para toda la comunidad académica en la que se respiraba una gran ilusión por la nueva etapa que se iniciaba.

Recuerdo especialmente esos años con gran cariño. Cada día, desde los distintos eslabones de la comunidad académica teníamos la sensación de construir un gran edificio, afrontando las dificultades que surgían y en el caso de Secretaría poniendo en marcha un gran proyecto de modernización de la misma con los primeros sistemas informáticos, etc.

¿Qué ha cambiado desde entonces hasta ahora en la Secretaría de Alumnos?

Desde aquellos primeros años hasta hoy la proyección de la institución ha sido enorme. La Facultad de Teología amplió su oferta académica con varias especialidades de licenciatura y doctorado y se fueron abriendo nuevos centros como el Instituto de Derecho Canónico, hoy Facultad de Derecho Canónico; la Facultad de Filosofía y la Facultad de Literatura Cristiana y Clásica San Justino.

Por su parte también el Instituto Superior de Ciencias Religiosas ha crecido con la incorporación de la sección a distancia. Por otro lado, no podemos olvidar la incorporación de los centros vinculados en España y en el extranjero. Todo ello supone para la Secretaría un redoblar esfuerzos para asumir en su gestión el desarrollo de todos estos nuevos estudios y centros.

¿Recuerdas algunas anécdotas?

Las anécdotas son muchas y de todo tipo: divertidas, asombrosas y también alguna triste.

¿Cuál ha sido el mejor momento?

Como la vida misma, los mejores momentos son pequeños momentos, cuando descargas un día de estrés con una carcajada con una compañera por algo que nos ha pasado o cuando recibes de un alumno o un profesor un gesto sincero de respeto y cariño.

También es muy gratificante cuando con los años ves a aquella persona que vino con inquietud buscando algo en su vida y termina sus estudios proyectando su formación en su labor apostólica o civil.

¿Cómo es el día a día en Secretaría de Alumnos? ¿Qué tareas realizáis? 

El día a día es una pequeña batalla contra los documentos y contra el calendario académico. La Secretaría ha de trabajar por adelantado para que en cada momento del curso esté preparado el proceso académico oportuno.

Otra gran parte de nuestro trabajo es la atención a alumnos y profesores y a los centros vinculados a la Universidad, así como la información a personas interesadas en nuestros estudios. La Secretaría es la encargada de gestionar el proceso académico en toda su amplitud y de ajustar dicho proceso a las disposiciones y acuerdos que adopten las autoridades académicas.

Texto originalmente publicado en el número 5 de la revista institucional de la UESD.