teopruebas
ccrrpruebas
adistanciapruebas
derechopruebas
filopruebas
litpruebas
otrospruebas

 

ISCCRR Cadiz

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas a Distancia comenzó su andadura en la Diócesis de Cádiz y Ceuta en julio de 1997.

Posteriormente, se firmó el convenio entre el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín y la diócesis de Cádiz y Ceuta por el que se aprobaba la extensión gaditana, mediante acuerdo   con la facultad de Teología de UPCo, el 16 de junio de 1999.

En el año 2012, la Congregación para la educación católica aprueba la integración del Instituto Superior de Ciencias Religiosas “San Dámaso”.

En el año 2013, y ya con D. Rafael Zornoza como Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, el Instituto ha pasado a formar parte del Instituto Superior de Ciencias religiosas San Dámaso, sección a Distancia.

La finalidad del Instituto consiste en:

  • Proporcionar una formación adecuada a los fieles cristianos laicos, religiosos y religiosas, llamados a diversos servicios y responsabilidades en la misión evangelizadora de la Iglesia, así como a los candidatos al diaconado permanente, gaditanos -y andaluces-, que no tienen la opción de realizar estudios presenciales.

  • Capacitar a los profesores de religión católica en centros educativos, especialmente a los gaditanos, con el fin de lograr un cuerpo docente especializado y formado para la importante labor que deben realizar de cara a la formación religiosa de los menores.

La posibilidad de cursar los estudios a distancia es una gran ventaja para todos aquellos fieles cristianos que desean obtener la misma formación y titulación de los que reciben la formación presencial, pero se ven imposibilitados por sus circunstancias personales para seguir el curso normal de la Universidad de San Dámaso. Pudiendo, así, continuar su formación religiosa y profundizar en la vivencia personal de la fe sin necesidad de trasladarse físicamente a Madrid.

Nuestra sede se encuentra en el Hospital de Nuestra Señora del Carmen, conocido popularmente como Hospital de Mujeres. Inaugurado el 16 de octubre de 1749, fue testigo y sirvió de ayuda en los acontecimientos difíciles que vivieron la nación y la ciudad, como las epidemias del siglo XIX, el desastre del 98, la guerra de África, o la Guerra Civil. La falta de medios económicos obligó al Obispo Antonio Añoveros a la clausura del hospital en 1963, y es, desde entonces, la sede del Obispado de Cádiz y Ceuta. El Instituto tiene sus dependencias en la segunda planta del edificio, en la que se ubican nuestras oficinas, así como el aula principal.

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas de la diócesis de Cádiz extiende su labor a otras diócesis andaluzas, carentes de centros de formación a distancia; aumentado año a año los alumnos de diócesis vecinas de Huelva, Sevilla, Jerez de la Frontera, al que se une un grupo, algo menor, de alumnos de las diócesis de Málaga y Granada. Igualmente contamos con alumnos de otras diócesis preparándose para el Diaconado.

Como directora- delegada del Centro de Estudios Religiosos a distancia de la diócesis de Cádiz, poder formar a aquellos alumnos necesitados de la obtención del título de Bachillerato o Licenciatura en Ciencias Religiosas por la Universidad de San Dámaso y saber que pueden contar con nuestro centro para ello es una gran satisfacción.

En la actualidad contamos con 43 alumnos, de los que 28 se han acercado por primera vez al centro en el curso 2016/2017, lo que conlleva importante número de asignaturas matriculadas, así como la vuelta a la normalidad tras la terminación del plan antiguo y el paso al nuevo plan. También podemos señalar la existencia de un número de futuros alumnos que están esperando para matricularse en septiembre. No quiero obviar que, pese al que la mayoría de alumnos buscan la obtención de la DECA, para Secundaria, existen un importante grupo que buscan mejorar su formación personal.

Nuestros alumnos se dividen en ordinarios y extraordinarios:

  • Alumnos ordinarios: conforme el art. 36 son los que siguen totalmente los estudios del Instituto, realizando tanto las pruebas como los exámenes, con derecho a la obtención una vez superado tanto los exámenes ordinarios como el examen presencial final (en la facultad de San Dámaso de Madrid) del título de Diplomatura o licenciatura emitido por la facultad de San Dámaso.

  • Los alumnos extraordinarios, de los que contamos con muy pequeño número, siguen todo o parte de los estudios del instituto, pero sin opción de título. Hemos de señalar que es una opción, con frecuencia utilizada por alumnos que optan a la obtención del diaconado.

Respecto al profesorado, contamos con doce profesores, los cuales realizan tutorías presenciales, a distancia u on-line, facilitando al alumnado el desarrollo de sus estudios, al estar disponibles para resolver sus dudas y realizar las explicaciones pertinentes sin necesidad de acudir puntualmente a las aulas. Lo que, debido a la propia identidad del centro y a la dispersión geográfica de su alumnado se antoja imposible. Aun así, existe un trato cercano que permite a alumnos y profesores conocerse personalmente, lo que se muestra año a año durante la realización de las pruebas presenciales.

La tutoría es un elemento de apoyo al alumno, un acompañamiento en su proceso de formación para ir prestándole las ayudas que su situación exija en cada momento y motivarle en su aprendizaje. Es en definitiva un instrumento de apoyo al alumno para su apoyo en el proceso formativo que tiene como fin.

  • Motivar al alumno para estimularle en su estudio.

  • Ofrecerle una visión sistemática de la asignatura.

  • Aclararle las dudas que le hayan surgido en su estudio personal.

  • Facilitarle la conexión con otras asignaturas.

El centro cumple así una labor docente y formativa en la Diócesis de Cádiz, habiéndose convertido en referente de los estudios religioso en el sur andaluz. La labor de los profesores y la buena sintonía con los alumnos han creado un ambiente distendido y de cercanía que favorece la realización de los estudios. Así, pese a ser un centro a distancia, existe un contacto directo y mantenido en el tiempo, entre alumnos y profesores, del que se puede disfrutar en las pruebas presenciales y que, y puedo decirlo con orgullo, invita a los alumnos a continuar sus estudios una vez finalizado el Bachillerato o, anteriormente, la Diplomatura.

Creo que los resultados académicos reflejan el interés y tiempo que nuestros docentes dedican a los alumnos y cada año vemos como nuestros estudiantes obtienen sus títulos con calificaciones sobresalientes. Hecho que, quizá, haya motivado a estudiantes de otras provincias a elegir la Extensión de Cádiz para desarrollar su formación.

No puedo concluir este artículo sin hacer referencia a la DECA secundaria, que cada año está recibiendo más peticiones de curso. En la Extensión de Cádiz creemos en la importancia de contar con docentes formados para educar a los jóvenes en la fe de Cristo. Por eso, prestamos especial interés en que nuestros alumnos comprendan la importante tarea que recae en sus manos. Ellos son los formadores de los jóvenes del futuro y los valores que nacen de nuestra fe en Jesucristo son esenciales para el buen desarrollo de las sociedades. Por eso, quizá, es esta la tarea más importante que recae en nuestros hombros, pues el profesorado debe inculcar a los estudiantes de DECA secundaria la trascendencia que su futura labor -aunque en muchos casos ya se encuentran trabajando en centros religiosos- como docentes de secundaria tendrá para la Iglesia y la sociedad.

Por último, para más información señalamos nuestra página web, en la cual se hace constar toda la información necesaria para aquellos que deseen entrar como alumnos en el Centro de estudio a distancia de la Diócesis de Cadiz y Ceuta:

handWeb Ciencias Religiosas Cádiz

Mª Carmen Fernández Sánchez
Directora-Delegada Extensión de Cádiz