Coordinador: Prof. Dr. D. Juan Pablo Rubio Sadia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


El magisterio del Concilio Vaticano II supuso, entre otras importantes profundizaciones, una más moderna aproximación a los estudios teológicos.

Si, a principios del siglo pasado, la manualística de los tratados de dogmática abordaba clásica y pacíficamente el estudio de la teología a partir de la noción de Dios sub specie deitatis, el decreto conciliar Optatam totius estableció en 1965 que, en la revisión de los estudios eclesiásticos, las disciplinas filosóficas y teológicas se coordinaran de modo que, juntas, tendieran a descubrir a los alumnos el Misterio de Cristo. Misterio que afecta a toda la historia del género humano e influye constantemente en la Iglesia (cf OT 14). Un año antes, Sacrosanctum Concilium había identificado la noción de "Misterio de Cristo" con la noción de "historia de la salvación" (cf SC 35).

Este cambio de perspectiva en el objeto formal de la teología, tendente a un horizonte más histórico - salvífico que esencialista, induce a nuestra Facultad de Teología a propiciar una mayor atención a los datos provenientes de la celebración cristiana. En efecto, la liturgia de la Iglesia católica es, en último término, la historia de la salvación en acto y es precisamente en las acciones sagradas donde los misterios de la salvación se hacen presentes y operantes (cf Ratio fundamentalis... 79).

Así, el Bienio de Teología Litúrgica ofrece la posibilidad de iniciar en el estudio de las Fuentes (año A) y la Sacramentalidad (año B) a los alumnos que quieran profundizar desde una perspectiva espiritual y al servicio de la pastoral.

Si deseas más información sobre dónde y cómo estudiar Teología Litúrgica, contacta con Secretaría de Alumnos.