A toda la Comunidad Académica. 25 noviembre 2020

Estimadas autoridades académicas, profesores, estudiantes y personal de administración y servicios:

A la luz de la experiencia de las semanas transcurridas desde el inicio del curso, y dada la incertidumbre que provoca la evolución de la pandemia, de acuerdo con la Junta de Gobierno y en el marco de las Normas de la Congregación para la Educación Católica (15 junio 2020), hemos decidido continuar la actividad docente durante el segundo semestre en un modelo mixto “presencial físico y presencial online” que permita el respeto de las indicaciones en materia de prevención e higiene, así como el cuidado de la docencia presencial física, que es el modelo propio de nuestra Universidad. Si las autoridades impusieran nuevas medidas de confinamiento será posible también continuar la docencia con un modelo “presencial online”.

Durante el segundo semestre del año académico 2020-2021 se seguirán organizando los cursos de tal manera que se impartan las lecciones con el profesor en el aula, ya sea en un solo grupo si las condiciones logísticas y sanitarias lo permiten o dividiendo el número de alumnos del curso en varios grupos, con alternancia semanal entre presencia física y presencia online simultánea (mediante videoconferencia) respetando en la medida de lo posible el turno que actualmente tiene asignado cada alumno. Se atenderá también en lo posible a las situaciones particulares de aquellos estudiantes que, por motivos probados soliciten docencia online simultánea para sus asignaturas del segundo semestre o bien solo estén capacitados para seguir la docencia presencial física.

La escolaridad es obligatoria en las distintas modalidades docentes aprobadas y por ello los estudiantes que participan de la actividad académica por videoconferencia deben tener encendidas las cámaras de sus dispositivos, salvo causa de fuerza mayor.

Dada la evolución imprevisible de la situación sanitaria, la Junta de Gobierno irá haciendo un seguimiento que puede implicar adoptar otras medidas, si las circunstancias lo requiriesen. En dicho caso se informará a la comunidad académica en el plazo más breve posible.

Aprovecho la ocasión para reiterar mi agradecimiento por el espíritu de colaboración y disponibilidad realmente admirable con el que estamos afrontado el presente curso académico.

Nos ponemos bajo la protección de San José, custodio de la Iglesia en sus necesidades, y de San Dámaso, nuestro patrón.

Os saludo cordialmente.

Javier Mª Prades López
Rector
Universidad San Dámaso