La Pascua de Resurrección. Preguntas y respuestas

¿Cómo comenzó a celebrar la Iglesia la Resurrección de Cristo?

La fiesta de Pascua de Resurrección del Señor comienza el mismo Domingo de la Resurrección, cuando Jesús primero se aparece a las mujeres y luego se aparece a los apóstoles en el cenáculo. Ahí es donde comienza todo, es el hecho fundamental.

Luego en la Iglesia desde el principio comienza en una doble clave: la pascua semanal el domingo y, una vez al año, coincidiendo con lo que era la pascua judía, recordando esa fecha de la Resurrección del Señor.

¿En qué consiste la vigilia pascual?

La vigilia pascual es una celebración riquísima. Necesitaríamos muchísimo tiempo para verla en detalle.

Los grandes bloques de la vigilia pascual que, desde que tenemos datos del siglo III y siglo IV- sabemos que -con las variantes- en los distintos lugares se celebra así: tiene una parte que es el lucernario, la bendición del fuego, lo que luego va formando la bendición del cirio pascual, que simboliza esa columna de fuego y al mismo tiempo a Jesús Resucitado; una lectura abundante de la Palabra de Dios centrada sobre todo en la creación, en la liberación del pueblo de Israel de Egipto, con el pasaje del Éxodo, el paso del Mar Rojo, el anuncio de los profetas, para culminar con el Evangelio de la Resurrección de Cristo.

Tiene también una parte fundamental que es bautismal, de bendición del agua, de bautismo de los nuevos cristianos, de los catecúmenos, y, por último, la celebración de la Eucaristía.

¿Cuál es la relación entre el Bautismo y la Pascua?

El Bautismo y la Pascua están íntimamente relacionados. No podemos olvidar que todos los sacramentos surgen de Cristo Resucitado o del misterio pascual.

Ya los Padres de la Iglesia, haciéndose eco de ese pasaje característico, delicioso y trascendental de Jesús clavado en la Cruz que es atravesado por la lanza del soldado y brota agua y sangre, que son imagen para el evangelista -y así lo explican los Padres de la Iglesia- del Bautismo y de la Eucaristía.

Luego Jesús Resucitado le dice a los apóstoles «perdonad los pecados» y antes de subir al Cielo le da el mandato de bautizar. Este mandato unido precisamente a la Resurrección del Señor es lo que se celebra como día bautismal por excelencia. El nuevo cristiano tiene que morir con Cristo para resucitar con Él a una nueva vida.

Este vídeo forma parte de la serie «Descubre la Liturgia». El sacerdote Juan Manuel Sierra, del Departamento de Liturgia de la Universidad San Dámaso, responde a algunas preguntas sobre la Pascua de Resurrección.